Condenar a la alcaldesa es el camino fácil, lo difícil es entender el fenómeno y proponer salidas

Seguridad privada

Muchos opinan desde sus salas y teléfonos inteligentes, mientras las estadísticas muestran que los hampones se ensañan mayoritariamente contra las personas más vulnerables, ya sea para robarles una bicicleta o una simple gorra. El obrero de Suba o el mesero de TransMilenio son apenas la última muestra de una serie de crímenes que golpean especialmente a quienes no tienen cómo garantizar una seguridad privada en sus barrios o un transporte más seguro o una ciclorruta más segura. El fiscal Barbosa lo advirtió hace varios meses, cuando aún estábamos en cuarentena estricta: ojo con el fenómeno de inseguridad que se viene para las ciudades.

Un buen punto de partida para zanjar el debate de los migrantes es reforzar, como lo prometió López al comienzo de su gobierno, la oficina de atención para ellos, creada en la pasada administración, y regularizar su estadía en la ciudad, para que dejen de ser percibidos “como un fenómeno de inseguridad”, palabras de la propia López en ese entonces.

 

Fuente:

https://www.eltiempo.com/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *